Descripción

Instalados desde sus inicios en esa fina línea que separa colectivo de grupo, Forces Elèctriques d’Andorra (F/E/A) surgen en Mallorca (Islas Baleares) con la intención de crear música tan urgente como arriesgada bajo unos conceptos muy concretos: violencia noise, pesadez metálica e improvisación psicodélica. Siguiendo estas premisas, Llorenç Balaguer (bajo; ex-Los 13/14, Arri Tatano), Jordi Martínez Suau (guitarra, teclado; H1000VM, ex NeoTokyo, ex–Doctor Martín Clavo), Joan Cabot (batería; Lost Fills, Arri Tatano), Tià Mas (samplers; ex–A.N.T.I.) y Tomeu Canyelles (guitarra; Marasme, Vogt) han dado forma a sus obsesiones musicales desde el verano de 2013 mediante una serie de canciones instrumentales que parten de ideas a menudo simples pero que, deformadas y convertidas en auténticos leviatanes sónicos, consiguen el resultado esperado: música sórdida, hipnótica e intimidante.

Ritmos monótonos al servicio de riffs básicos, crueles y viscerales. Frecuencias graves. Bajos que reptan y serpentean para ascender poco a poco y, de nuevo, dejarse caer. Samplers y otros efectos sonoros que invocan mantras de Aleister Crowley y que provocan un efecto irreal y fantasmagórico. Referencias a estilos tan diferentes como el sludge, el post-rock, el ambient o la electrónica pero que, de alguna manera, terminan por convergir en una especie de conexión mediterránea y degenerada de Godspeed You! Black Emperor y Swans.

Su primera maqueta, “F/E/A” (2013), marca las bases de un sonido primario, incluso cavernícola, que poco a poco evoluciona hacia registros más accesibles –aunque igualmente inquietantes– en su debut “Pastor” (Boira/Espora/Old Kids Brigade, 2014), un tratado en cuatro partes sobre el liderazgo, el totalitarismo y la libertad individual editado en formato CD y vinilo.

Pastor

Su adicción a la reinvención y al riesgo constante queda reflejado en su puesta en escena y en los diferentes espectáculos que han desarrollado este último año. Por un lado, [Cambra Obscura], una performance sonora en la que reflexionan sobre cómo lo visual ha colonizado y distorsionado el lenguaje musical precisamente sometiendo al público a un concierto en total oscuridad. En “There Will Be Blood”, por el contrario, colaboran con el videoartista Roberto Rodríguez remontando y musicando la cinta de Paul Thomas Anderson, de nuevo una reflexión sobre el poder y la avaricia. Incluso, las posibilidades del concepto “agresión sonora” se radicalizan cuando incluyen en sus sets a otros baterías y percusionistas, como Toni Toledo o Clara Ingold. Todo ello convierte a Forces Elèctriques d’Andorra en una banda en constante metamorfosis: radical, inconformista. Siempre imprevisible, como la tempestad.

 F/E/A – Cambra Obscura

 
Reproducción sonora

 

Artículos en nuestra Tienda Espora